Volver a inicio

Verdecer el azul de la ayuda humanitaria

Ponemos rumbo a Ginebra, con ocasión del Día Mundial de los Refugiados. El nuevo Geneva Technical Hub se ha establecido en la sede del organismo de las Naciones Unidas para los refugiados. Suiza y la organización internacional han creado un centro de competencias especializado en la ecologización de la acción humanitaria.

La densidad de la población hace mella en el medio ambiente en el campo de refugiados más grande del mundo, el de Kutupalong-Balukhali, en Bangladesh.

La densidad de la población hace mella en el medio ambiente en el campo de refugiados más grande del mundo, el de Kutupalong-Balukhali, en Bangladesh. © Keystone

Calle de Montbrillant, n.º 94, Ginebra, viernes 11 de junio de 2021. Manuel Bessler, jefe de la Ayuda Humanitaria del Departamento Federal de Asuntos Exteriores, interviene durante la presentación oficial del nuevo centro de competencias.

“Sí, ante todo, la acción humanitaria debe salvar vidas. Pero no debe hacerlo en detrimento del medioambiente ni de la protección de las poblaciones”, afirmó en la sede de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), contraparte de larga data de Suiza y coiniciadora del centro.

“Estoy particularmente orgulloso de que nuestros expertos y las universidades suizas puedan, en el marco del Geneva Technical Hub, apoyar al ACNUR para verdecer el azul” –el azul es el color de las Naciones Unidas– “y contribuir a la importante causa de la reducción del impacto medioambiental de la ayuda humanitaria”.

Niveles sin precedentes de necesidad de ayuda: más presión sobre el medio ambiente

Hay que irse muy lejos de Ginebra para entender lo que hará el nuevo centro.

El viaje comienza en el sudeste asiático, en Bangladesh. Embutido entre Birmania y el golfo de Bengala, en una extensión de unos pocos kilómetros, se encuentra el campo de Kutupalong-Balukhali, el mayor campo de refugiados del mundo. Aquí viven seiscientas mil personas, mayoritariamente rohinyás. La acumulación de aguas residuales y desechos, el desbrozo masivo para la calefacción y el consumo excesivo de los recursos locales son el pan de cada día. La presión que ejerce este megacampo sobre el medio ambiente es descomunal.

A algunos miles de kilómetros, el paisaje cambia, pero los problemas persisten. Las tierras ocres teñidas de verde del Sahel son el escenario de otra gran crisis migratoria. Abundan la violencia y el terrorismo. Dos millones de personas ya se han visto obligadas a huir. Durante sus desplazamientos, las poblaciones dependen de la leña para cocinar o calentarse. Por lo que se produce un saqueo de este combustible en la zona y el tiempo invertido en recolectarlo redunda en perjuicio de la escolarización y la seguridad, sobre todo en el caso de las niñas y las mujeres

Innovación sin límites

En una región como el Sahel, donde la luz solar es abundante, la energía solar se puede transformar fácilmente para reemplazar los combustibles fósiles. En los campos, los desechos –antes considerados un problema– pueden convertirse en una fuente de energía. Los drones pueden servir para mejorar las condiciones de vida. Por ejemplo, pueden cartografiar los riesgos durante la planificación de un campo. La instalación de sensores en los depósitos de agua permite gestionar el suministro.

La iniciativa del Geneva Technical Hub hace que las tecnologías innovadoras y los conocimientos técnicos especializados de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE) del DFAE, de las escuelas politécnicas federales de Lausana y Zúrich y del Instituto Federal Suizo de Ciencias y Tecnologías del Agua (Eawag) respondan a las necesidades de millones de personas desarraigadas; refugiados, desplazados internos o apátridas.

La reducción de riesgos, la energía, la construcción, el hábitat, la planificación de los campos o la gestión de los residuos o del agua potable son algunos de los múltiples ámbitos de trabajo del nuevo centro.

La primera fase del proyecto se desarrollará durante el periodo comprendido entre 2021 y 2024. La Ayuda Humanitaria de la Confederación contribuirá con 5,7 millones de francos suizos durante los tres primeros años, y aportará una contribución adicional en el futuro si los resultados son concluyentes. Además, el Cuerpo Suizo de Ayuda Humanitaria de la COSUDE enviará a cinco de sus expertos en comisión de servicios al Geneva Technical Hub.

“Los especialistas de la COSUDE se dedicarán a recopilar las mejores prácticas actuales, redactar directrices técnicas, impartir cursos de formación, ser visionarios e imaginar los posibles avances”, explica el señor Bessler.

¿Por qué apoya Suiza el Geneva Technical Hub?

  • Hay en el mundo una cantidad sin precedentes de personas que necesitan ayuda humanitaria.
  • Los desplazamientos provocados por los conflictos y los desastres son cada vez más numerosos, y la situación ha empeorado con la crisis sanitaria y el cambio climático. 
  • La migración es uno de los asuntos centrales de la Agenda 2030 para el Desarrollo aprobada por los 193 Estados Miembros de las Naciones Unidas, entre ellos Suiza.
  • La Estrategia de Política Exterior 2020-2023 del Consejo Federal otorga al desarrollo sostenible en lugar central en la acción de la política exterior suiza. 
  • La estrategia de cooperación internacional 2021-2024 prioriza el desarrollo sostenible en la acción de la COSUDE en los países en vías de desarrollo. 
  • Suiza promueve la estrecha colaboración con el mundo científico y el sector privado para crear iniciativas tecnológicas innovadoras que le permitan alcanzar los objetivos de sus estrategias. 
  • Suiza apoya al ACNUR en la ejecución del Pacto Mundial sobre los Refugiados, aprobado en 2018 por la comunidad internacional.
Estoy especialmente orgulloso de que nuestros expertos y las universidades suizas puedan apoyar al ACNUR en el marco del Geneva Technical Hub, para hacer más verde el azul de las Naciones Unidas y así contribuir a esta importante causa: reducir el impacto medioambiental de la ayuda humanitaria.
Manuel Bessler, Director adjunto de la COSUDE, Delegado para la Ayuda Humanitaria y Jefe del Cuerpo Suizo de Ayuda Humanitaria