Mujeres policías para luchar contra la impunidad

Proyecto terminado
El general Hikmatshahi Rasooly (izquierda), directora en el Ministerio del Interior de Afganistán, recibe una medalla de manos de un socio de Corea al final de una capacitación en materia de derechos de las mujeres. © UNDP © COSUDE

La COSUDE apoya la contratación de mujeres policías en la Policía Nacional Afgana. De este modo, se aumenta la profesionalidad y la integridad de las fuerzas del orden. A nivel de la población, las mujeres víctimas de la violencia ganan confianza cuando pueden presentar sus denuncias ante mujeres policías que las escuchan.

Región/País Tema Período Presupuesto
Afganistán
Conflito y fragilidad
Derechos humanos
No Theme defined
Gestión y reforma de los sistemas de seguridad
Derechos humanos (incluidos los derechos de las mujeres)
01.10.2010 - 01.10.2015
CHF  2’482’000

La reforma de la Policía Nacional Afgana constituye un buen ejemplo del papel que las mujeres pueden desempeñar en la construcción de un Estado de derecho. La COSUDE apoya desde 2003 el reclutamiento de mujeres en las fuerzas del orden, y la experiencia muestra que su presencia permite reducir la violencia contra las mujeres, al mismo tiempo que contribuye a instaurar un clima de paz y seguridad.

933 mujeres agentes de policía en cuatro años

A través de un fondo administrado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) que cuenta con el apoyo financiero de la COSUDE, entre 2010 y 2014 la policía afgana reclutó y formó a 933 mujeres. A finales de 2014, el número total de mujeres policías ascendía a 2229. Aunque esta cifra todavía solo representa menos del 2% de los efectivos policiales a escala nacional, se ha marcado la dirección que hay que tomar de ahora en adelante.

A fin de facilitar la integración profesional de las mujeres policías con sus colegas masculinos, en la policía afgana se han establecido programas de sensibilización sobre la cuestión de la igualdad de género. El Ministerio del Interior se ha dotado de una Unidad de Igualdad y ha adoptado nuevas leyes para proteger a las mujeres policías de la violencia perpetrada a veces por sus colegas.

Mejorar la imagen de la policía

La feminización de la policía afgana es una de las medidas del vasto programa de reformas del sector policial en Afganistán iniciado en 2002. Apoyadas por diversos donantes y puestas en práctica por las autoridades nacionales afganas, estas reformas han sido concebidas para luchar contra la corrupción y la impunidad de las fuerzas del orden, así como para mejorar la imagen pública de la policía.

La introducción a escala nacional de un sistema electrónico de pago de los salarios de los agentes policiales ha permitido que los flujos financieros sean más transparentes. Asimismo, se han llevado a cabo campañas de sensibilización sobre el papel de la policía y se han establecido mecanismos más abiertos para el tratamiento de las denuncias. Finalmente, la profesionalidad y la integridad de la policía se ven reforzadas.

Comisarías feminizadas

La transformación progresiva de las fuerzas del orden también hace que los ciudadanos las perciban más cercanas. El reclutamiento de mujeres policías, además de dar otro rostro a la policía, permite desplegar personal femenino en comisarías descentralizadas.

Hasta la fecha se han creado 165 unidades de intervención policial en comisarías de policía de todo el país. Las mujeres afganas disponen así no solo de puntos de contacto oficiales para denunciar casos de violencia doméstica, sino también de lugares donde encontrar refugio y protección, cuando resulta necesario. La situación no tiene nada que ver con los tiempos en que las comisarías estaban gestionadas exclusivamente por hombres, lo cual muy a menudo desalentaba a las mujeres víctimas de la violencia a interponer una denuncia.

Evidentemente, una denuncia no equivale a una sentencia. Pero con el tiempo todo apunta a que la impunidad de los actos de violencia irá a menos y que ello entrañará una disminución de la violencia perpetrada contra las mujeres en general. La feminización de las fuerzas del orden afganas se enmarca, pues, en el objetivo más amplio de fortalecer la cohesión social del país, otorgando una importancia particular a la igualdad de género. Y también apostando en lo que los hombres y las mujeres, trabajando juntos, pueden aportar a los esfuerzos de consolidación de la paz en Afganistán.