La COSUDE con Mongolia: la agricultura, la descentralización y la pequeña minería en el punto de mira

Artículo, 14.05.2014

Hace 10 años, la COSUDE abrió una oficina de cooperación en la capital mongola Ulán Bator. Diepak Elmer, director adjunto de la Oficina de Cooperación de la COSUDE en Mongolia, explica los temas prioritarios del compromiso suizo y los retos políticos y económicos que se presentan.

Diepak Elmer nombra los desafíos en Mongolia: el clima áspero, la nueva riqueza del país y el desempleo juvenil forman parte de los mismos.

¿Qué temas focaliza Suiza en su cooperación al desarrollo con Mongolia?
Hay tres temas prioritarios: agricultura y seguridad alimentaria, formación profesional y descentralización. A ello se le suma la pequeña minería, que adquiere cada vez más importancia en Mongolia y a la que la COSUDE quiere conferir más peso en el futuro.

En la agricultura, la seguridad alimentaria es un tema prioritario. Mongolia no es autosuficiente en alimentos básicos, a pesar de tener la superficie de media Europa occidental, unos 50 millones de cabezas de ganado y una población de tan solo 2,9 millones de habitantes. Eso está relacionado, entre otras cosas, con el clima. Desde el mes de noviembre hasta el mes de abril, el suelo está helado. Por lo tanto, la producción de verduras solo es posible durante aproximadamente medio año. En ese tiempo, la población tiene que producir más cantidad de verdura para estar preparados para el invierno, o debe importarla de los países vecinos. En este ámbito, la COSUDE ha ayudado a Mongolia a fortalecer de nuevo el sector de la patata. Se han introducido nuevas variedades de patatas y nuevas semillas. Mongolia ahora prácticamente es autosuficiente en la producción de patatas.

En invierno, los mongoles dependen fuertemente de la carne de su ganado. Sin embargo, regularmente se producen veranos secos, seguidos de inviernos extremadamente fríos con fuertes nevadas y temperaturas por debajo de -40 ºC, los llamados dzuds. El ganado entonces no encuentra suficiente hierba bajo la nieve y muere en masa. Para los pastores que solo poseen rebaños de un par de cientos de animales, la situación pronto se vuelve precaria. Por eso, desde el inicio del programa de cooperación con Mongolia, la COSUDE se ha centrado en los desafíos de la ganadería y en la gestión de los pastizales. Ahora el país está mejor preparado para afrontar situaciones extremas de este tipo.

Otro foco de atención de la cooperación suiza al desarrollo en Mongolia es la formación profesional. Hay muchos jóvenes en el país, lo cual es un impulso para la economía. Pero a pesar del crecimiento económico, que en 2013 alcanzó el 12%, muchos jóvenes no encuentran empleo. Según estimaciones informales, aproximadamente el 20% de los licenciados universitarios o graduados en formación profesional están desempleados. Los oficios prácticos como albañil, fontanero, técnico metalúrgico o soldador están muy solicitados en Mongolia. Sin embargo, la formación en estas profesiones no satisface las exigencias de la economía moderna. Suiza ayuda en ese ámbito. Fortalece el sistema de formación profesional y se centra en los oficios prácticos.

¿Qué puede decir del tercer tema prioritario, la descentralización?
El presidente mongol Tsakhiagiin Elbegdorj la está impulsando fuertemente. La teoría de la descentralización dice que la decisión sobre la utilización de los recursos públicos es más eficiente, si se adopta a nivel local. Como ejemplo ilustrativo, un funcionario en la capital mongola Ulán Bator no podrá saber tan bien como la población local, lo que necesitan una escuela o un hospital a mil kilómetros de distancia. Esa es la idea de la descentralización: el dinero y las decisiones sobre estos asuntos se transfieren del gobierno central al nivel local.

Suiza ha encarrilado un nuevo programa, que apoya a Mongolia en los primeros pasos de descentralización. El país ha realizado en el año 2013 una primera reforma y ha introducido una nueva ley de presupuestos. Por primera vez, se traslada una parte del presupuesto de inversión al nivel local a “Fondos de Inversión Local“. Luego, a nivel local y con la participación ciudadana, se decide en qué proyectos han de invertirse esos fondos. Suiza apoya a Mongolia en la implementación de la nueva ley y la aconseja, por ejemplo, sobre cómo pueden recabarse las necesidades de los ciudadanos y ciudadanas.

La COSUDE también coopera en la pequeña minería. La pequeña minería le ofrece a la población rural y más pobre posibilidades de empleo e ingresos. Este sector se ha desarrollado a partir de los años 1990. Se estima que hasta 100.000 familias mongolas obtienen sus ingresos trabajando de temporada en la pequeña minería. A menudo faltan reglamentaciones y directivas: la gente agarra pico y pala y empieza a cavar, en parte bajo condiciones peligrosas. Hasta 2010, la pequeña minería estaba prohibida y luego se legalizó. Desde el año 2005, la COSUDE apoya a Mongolia en la formalización de una minería respetuosa con la naturaleza y socialmente justa.

¿Qué contextos políticos y económicos de Mongolia influyen en la cooperación suiza al desarrollo?
Un gran reto es el manejo de la nueva riqueza del país. En los últimos años, Mongolia ha venido teniendo un crecimiento económico de dos dígitos. Las causas principales han sido las inversiones en la minería y la exportación de materias primas al extranjero. Mongolia es rica en oro, carbón y cobre. Entra mucho más dinero al país que antes. La cuestión está en cómo manejan el gobierno y la población estos recursos.

La riqueza en materias primas le ofrece al país unas oportunidades de desarrollo únicas, pero también plantea muchos desafíos. El país tiene que encontrar un camino para invertir los beneficios del sector de las materias primas en un desarrollo nacional sostenible. Si lo logra, dentro de una generación Mongolia formará parte de los países ricos del mundo. El manejo sostenible de los recursos en Mongolia es necesario para los progresos en todos los demás ámbitos. Ese es el desafío más importante, también para la cooperación suiza al desarrollo.

La COSUDE mantiene desde el año 2004 una oficina de cooperación en Mongolia. ¿Bajo qué circunstancias y por qué razones emprendió la cooperación suiza al desarrollo su compromiso en Mongolia?
Del 2001 al 2004, la COSUDE prestó ayuda humanitaria en Mongolia, siguiendo un llamado de la ONU. Mongolia sufrió un dzud durante tres años consecutivos. Más de 160.000 familias perdieron la mitad de su ganado y la economía era débil. Muchas personas se trasladaron a la capital Ulán Bator, al tiempo que crecía la pobreza. Al comienzo del milenio, alrededor de dos tercios de la población vivía por debajo del umbral de pobreza. Los programas de ayuda humanitaria se centraron en la base de subsistencia de las familias de pastores.

Compromiso suizo hasta 2020
Mongolia es un país prioritario de la COSUDE desde el 2013. La COSUDE proyecta mantener su compromiso en Mongolia hasta el año 2020. Aspira a un desarrollo sostenible y socialmente justo del país. Suiza estima que después del 2020, Mongolia ya no necesitará la cooperación clásica al desarrollo. Se prevé que para entonces el país se interesará por la cooperación internacional en los ámbitos de la economía y la técnica.

Diepak Elmer es director adjunto de la Oficina de Cooperación de la COSUDE en Ulán Bator en Mongolia desde el año 2012.

Projectos de la COSUDE referidos por Diepak Elmer en la entrevista:

Informaciones complementarias y documentación