Volver a inicio

COSUDE y ONG suizas: ¿Una cuestión política?

La Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE) concede gran importancia a la colaboración con ONG suizas. En un artículo publicado en diversos periódicos suizos, la directora de la COSUDE, Patricia Danzi, describe el papel que desempeñan las organizaciones no gubernamentales suizas en la consecución de los objetivos al desarrollo, así como el porqué de la importancia de una asignación clara de las contribuciones de programa y de una delimitación inequívoca de la comunicación política.

19.02.2021  ·  Un artículo invitado
Retrato de Patricia Danzi, directora de la COSUDE.

«Como su propio nombre indica, las ONG no son organizaciones estatales, lo cual presupone una independencia, también desde el punto de vista financiero”. Artículo de la directora de la COSUDE, Patricia Danzi, sobre el partenariado con organizaciones no gubernamentales suizas. © DFAE

Las organizaciones no gubernamentales suizas (ONG) gozan de gran reconocimiento entre la población. Precisamente la crisis causada por la COVID ha demostrado una vez más esta conexión; el año 2020 ha batido los récords en donaciones para muchas ONG. Su compromiso conmueve el corazón de los suizos y da lugar a un debate más amplio. Ello nos alegra, pues su trabajo es importante, en especial en lo que se refiere a la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible (ODS), pilar esencial de la cooperación internacional de Suiza (CI). Es esencial que entre todos los debates no perdamos de vista el objetivo: la Agenda 2030 por el desarrollo sostenible y la lucha internacional contra la pobreza.

Para alcanzar estos ambiciosos objetivos la COSUDE ha apostado desde siempre por el partenariado con las ONG suizas. Estas aportan una larga tradición, en particular en los países contraparte. Están familiarizadas con la situación y las necesidades de la población in situ y colaboran desde hace muchos años con actores locales. Asimismo, las ONG poseen sólidos conocimientos y gozan de gran credibilidad tanto a escala nacional como internacional. Con ello no solo ponen cara a Suiza en el extranjero, sino que también acercan al país helvético los rostros de las personas beneficiarias en los países contraparte. Gracias a ellas, la acción de la cooperación suiza al desarrollo ejerce un impacto en los países contraparte y se hace visible en Suiza.

Informar a la población suiza sobre temas importantes relacionados con la cooperación al desarrollo siempre ha formado parte del trabajo de las ONG suizas, quienes ponen sobre la mesa asuntos políticos y, al no tener el estatus de organizaciones estatales, pueden abordar los problemas de forma diferente. No obstante, el episodio acaecido el pasado otoño pone de manifiesto que esta función informativa también se puede convertir en una cuestión política. En el marco de la «iniciativa a favor de multinacionales responsables» se produjo un fallo y se destinaron fondos federales con fines de lobby político, lo cual está prohibido. El fallo se descubrió enseguida y el dinero se devolvió de inmediato. Sin embargo, este episodio dejó vía abierta a la politización de la buena e importante labor llevada a cabo en el ámbito de la cooperación al desarrollo, lo cual es lamentable.

¿Cuál es el objeto del debate actual? En el marco del nuevo procedimiento de adjudicación de contribuciones de programa, la COSUDE ha decidido que el trabajo de información y sensibilización llevado a cabo en Suiza ya no podrá ser financiado con contribuciones de programa de la COSUDE, sobre todo con el fin de aportar la mayor claridad. Las ONG siguen teniendo la posibilidad de realizar campañas de información en el territorio nacional, pero no de que estas sean financiadas por la Confederación. Y aquí hay que hacer una precisión importante: no se han reducido los fondos, ¡al contrario! Las contribuciones de programa han aumentado a 270 millones de francos para el período 2021/22.

Para las ONG ello significa que pueden solicitar una parte de su presupuesto para financiar las actividades de proyecto internacionales a través de las contribuciones de programa de la COSUDE, pero los fondos recibidos han de ser destinados en su totalidad a proyectos internacionales. Las ONG podrán decidir libremente sobre cómo disponer del resto del presupuesto y en qué áreas temáticas intervenir, no excluyéndose sus actividades de información y sensibilización. Como su propio nombre indica, las ONG no son organizaciones estatales, lo cual presupone una independencia, también desde el punto de vista financiero. Conscientes del dilema que se plantea, algunas prestigiosas ONG ya renunciaron hace años a utilizar las contribuciones de programa de la COSUDE para financiar su trabajo de información en Suiza.

Precisamente la participación en los debates de política interior es una característica de las ONG suizas, que contribuye a que se lleven regularmente a debate asuntos relevantes que tienen que ver con el desarrollo. En este sentido existen unas reglas de juego comunes. Los contratos para la adjudicación de contribuciones de programa deben aportar transparencia a dichas reglas y, sobre todo, crear un contexto inequívoco - para la COSUDE en calidad de donante de fondos y para las ONG en calidad de beneficiarias de contribuciones, tanto de cara al Parlamento como a la población suiza. Así podremos, juntos, garantizar que nuestro dinero llega allí donde queremos que llegue, es decir, a las personas en situación de necesidad.

Artículo publicado, entre otros, en los periódicos Le Temps y Corriere del Ticino, a viernes, 19 de febrero de 2021.